Buenos Aires

Actualidad Ciudades Turísticas Iberoamericanas

Aluvión turístico en la ciudad de Buenos Aires

Lunes, Abril 1, 2013 - 07:12

La ciudad de Buenos Aires recibió esta Semana Santa unos 308.000 visitantes, que gastaron alrededor de 400 millones de pesos con una estadía media de tres noches en los hoteles porteños, según estimó el Gobierno de la Ciudad

Aluvión turístico en la ciudad de Buenos Aires

El Ente Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, informó que la cantidad de visitantes representan un 3,7 por ciento de aumento respecto de la Semana Santa 2012, cuando los feriados religiosos y el Día de los Caídos en las Malvinas se conmemoraron por separado.

El monto total gastado por los viajeros fue esta vez 2,6 por ciento superior.

El jueves, viernes y sábado los circuitos guiados recorriendo diferentes iglesias de la Ciudad superaron los 800 asistentes entre residentes, turistas y visitantes.

Simposio en Buenos Aires de operadores de turismo de alta gama

Jueves, Abril 25, 2013 - 16:21

Un encuentro de turismo de alta gama del que participan más de 400 operadores de más de 30 países comenzó en Buenos Aires donde se promoverán los principales destinos de la Argentina

Simposio en Buenos Aires de operadores de turismo de alta gama

El ministro de Turismo, Enrique Meyer, destacó la importancia de la realización del evento en el país ya que "no solo demuestra la evolución y las mejoras que hemos tenido en este segmento sino que también pone de manifiesto que Argentina se posiciona día a día como uno de los países fundamentales del turismo de reuniones".

Visitá Buenos Aires

 

 

En la costa del Río de la Plata –tan ancho que muchos viajeros lo confunden con el mar–, Buenos Aires tiene un clima templado y muchos días de sol por año. El paisaje natural de la región, verde y húmedo, puede gozarse en los parques, en las afueras o en la gigantesca Reserva Ecológica que se encuentra a sólo cinco minutos del Centro de la ciudad.

 

 

Pero muchos turistas vienen a Buenos Aires por otro paisaje. La ciudad –con tres millones de habitantes– tiene 48 barrios para recorrer. En cada uno hay bares , plazas, canchas de fútbol y otros deportes , templos, milongas y teatros, pero las zonas más visitadas, por turistas nacionales y extranjeros, son el Abasto, Puerto Madero, San Telmo, Recoleta, Palermo, La Boca, las avenidas del Centro, como Corrientes.

Buenos Aires es uno de los polos culturales del continente. La ciudad está considerada la cuarta en importancia en el teatro mundial y tiene más salas que Nueva York. Los museos porteños, tradicionales o modernos, son famosos. El tango la música y la danza, puede conocerse en la tanguería más sofisticada o en la milonga más popular de un barrio.

Con más de 3000 restaurantes, comer en Buenos Aires es una cuestión de elegir dónde y qué. Desde lo típico, asado o pizza, hasta la comida de alguna de las muchas comunidades que se instalaron en la ciudad durante siglos de inmigración.

El fútbol es pasión, y los aficionados planean sus viajes para que coincidan con el clásico nacional entre Boca y River. Otra característica que atrae a locales y visitantes son las compras, con ferias, circuitos comerciales a cielo abierto y shoppings. La escena independiente –la del teatro y el cine alternativos, la de músicos y diseñadores – es origen de encuentros y festivales internacionales. En Buenos Aires hay ferias y actividades culturales todo el año.

Para viajar dentro de la ciudad, existe un sistema de transporte con múltiples opciones: seis líneas de subtes (así se abrevia el nombre de los subterráneos), más de cien líneas de colectivos (así se llama en Buenos Aires a los ómnibus o autobuses) y ferrocarriles (o trenes) interurbanos. Los taxis y remises son un medio de transporte muy común, ya que son seguros y comparativamente más económicos que en otras ciudades.

Los viajeros pueden pasear solos y a pie o con guías expertos en historias y detalles; pueden dedicarle meses a Buenos Aires o conocer lo esencial en pocos días, incluso vivir una experiencia Buenos Aires en solo 24 horas; pueden irse con el deseo de volver o pueden, directamente, quedarse.